19 Jul 2013

Proteinas para el hombre

*PROTEINAS PARA EL HOMBRE*

La 'fiebre' por el consumo de proteínas es una de las modas que más ha perdurado en las dietas modernas, tanto las diseñadas para adelgazar, como las que se orientan a
ganar músuculo a base de alimentación y gimnasio. Sin embargo, no todas las fuentes de proteína son igual de buenas ni, desde luego, igual de eficaces. De hecho, la
ingesta en grandes cantidades de estos aminoácidos puede llegar a ser contraproducente, si no se equilibra con otros macronutrientes esenciales, como la grasa y los
hidratos de carbono. Este tipo de confusiones normalmente son las que llevan a una dieta poco saludable, a pesar de que el resultado visible sea la pérdida de peso o el
incremento de masa muscular: desde la cetosis, un proceso metabólico rápido pero que está a su vez asociado con la diabetes, a la supresión de hidratos provenientes de
frutas y verduras y, por consiguiente, de una de las principales fuentes de fibra, vitaminas y antioxidantes del cuerpo humano. Las fuentes de proteína, además, no son
siempre tan saludables como se pueda pensar en un principio: un jugoso filete de carne roja es una potente fuente de colesterol y grasas saturadas, frente a la carne magra
del pavo o el pollo, que aportan una elevada cantidad de proteína y ácidos Omega3 sin apenas grasa, siempre y cuando se preparen y coman sin piel. El buey y el lomo de
cerdo son los siguientes en la lista de carnes altas en proteínas y zinc, importantes en la creación de los nuevos tejidos que conforman el músculo. El verdadero ganador
de esta lista: el pescado, una fuente insuperable de ácidos esenciales para el organismo -no los podemos fabricar a partir de otras sustancias-, con el atún a la cabeza,
seguido de cerca del bacalao, el pulpo, los moluscos como mejillones y almejas, o una sabrosa ración de marisco. Otras proteínas 'ocultas' que podemos encontrar con
facilidad fuera de la carne: las judías, los frutos secos -sólo seis nueces ya aportan la misma cantidad de proteína que 30 gramos de buey-  y los cereales integrales.




Post a Comment