13 Jul 2013

Reproduccion Asistita

*REPRODUCCION ASISTIDA*

No es la primera vez que en estas páginas hablamos del hecho de ser madre y también de las dificultades de algunas parejas para ver cumplido su deseo de ser padres.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente un 15% de las parejas en edad fértil tienen problemas para concebir hijos de forma natural, aunque
también es verdad que el 66% de las parejas que recurren a especialistas y centros de reproducción asistida pueden tener hijos biológicos. Los factores que pueden influir
en la dificultad para conseguir un embarazo son de muy diversa índole, pero, según los expertos, se estima que un tercio de los casos de esterilidad son debidos a la
mujer, un tercio es por causa del hombre y un tercio es por factores combinados de ambos miembros de la pareja, de ahí la importancia de que una vez tomada la decisión
de pedir ayuda, los dos miembros de la pareja acudan a la consulta del especialista juntos para determinar las causas y encontrar una solución. Pero, ¿cuándo es
necesario pedir ayuda? Ante esta pregunta los expertos de la clínica Ginefiv, que con motivo de su 25 aniversario han editado la guía El gran sueño, ser papás establecen
varios niveles, teniendo en cuenta, además, que en la actualidad pueden existir diversos tipos de familias: en primer lugar, cuando en una pareja heterosexual ella es menor
de 35 años y tras un año de relaciones sin usar anticonceptivos no consigue el embarazo, o cuando la mujer es mayor de 35 años, tras seis meses de intentos. No hay
que olvidar que el llamado ‘reloj biológico’ de la mujer es un factor importante a la hora de conseguir un embarazo. En segundo lugar, en el caso de parejas de mujeres o de
aquella mujer que quiera afrontar la maternidad en solitario; en tercer lugar en aquellos casos en los que el hombre o la mujer hayan recurrido a una vasectomía o una
ligadura de trompas y hayan decidido reconsiderar la opción de tener hijos; y en cuarto lugar en caso de que existan enfermedades hereditarias o disfunciones
ginecológicas o andrológicas. En España, la reproducción asistida está perfectamente regulada por ley y reconoce las siguientes técnicas: inseminación artificial, la
fecundación in vitro tradicional o con la microinyección de un espermatozoide en el citoplasma del óvulo, las técnicas con donación de gametos, óvulos y espermatozoides,
y la criopreservación de óvulos y embriones. En todos estos casos se pueden realizar con gametos propios y de donantes. Y es precisamente en este último aspecto, un
tanto desconocido, donde nos vamos a centrar, concretamente en la donación de óvulos, a la que recurren muchas parejas que por diversas causas no consiguen el
ansiado embarazo. Para ello, hemos hablado con la doctora Victoria Verdú, coordinadora de ginecología de la clínica Ginefiv para que nos aclare conceptos y las dudas
más frecuentes al respecto.
-En qué casos se recomienda acudir a una donación de óvulos?
Cuando una mujer está, por ejemplo, en menopausia precoz, es decir, cuando ha tenido un cese de la actividad ovárica antes de los 40 años. Cuando por alguna
circunstancia, como puede ser una intervención de cirugía ovárica, haya perdido los ovarios o también porque haya tenido que someterse a una quimioterapia y se haya
quedado sin óvulos. También se suele recurrir a la donación cuando tras varios intentos de fecundación in vitro, observamos que los óvulos son de muy mala calidad y no se
consigue el embarazo o bien porque, además de tener óvulos de mala calidad, tiene muy pocos. También está indicada en los casos de mujeres mayores de 42, 43 años,
edades en que las mujeres presentan muy pocos óvulos y son también de mala calidad y además, se incrementa la tasa de anomalías cromosómicas, de manera que en
esta franja de edad comprendida entre los 42 y 43 y hasta los 50 años, que es la edad máxima que se está trabajando en España, se consigue el embarazo porque se
recurre a los óvulos de donantes, de mujeres jóvenes y sin problemas de fertilidad.
-Cómo afrontan los futuros padres el ser receptores de una donación? ¿Cuáles son las dudas más frecuentes?
Se da el caso de que la mayoría de las parejas que recurren a una donación ya han experimentado algún tratamiento de fertilidad que no ha dado resultado, o bien cuando
la mujer es mayor de 40 años, de manera que asumen que es el único camino para hacer realidad su deseo de convertirse en padres. En definitiva, ven una solución a su
problema. Ahora bien esto no significa que nos les surjan dudas. Las más frecuentes tienen que ver con la seguridad en la selección de la donante, es decir, que la donante
esté bien de salud; a veces, también se plantean si el vínculo que van a tener con el hijo va a ser igual que con uno biológico, si le van a querer lo suficiente, incluso hay
casos en los que se plantean si, una vez tenido el niño, le van a contar su procedencia genética. Todos los centros están obligados por ley a mantener la confidencialidad.
Si el día de mañana hablan con su hijo sobre este asunto es una decisión únicamente de la pareja.
-Qué requisitos debe cumplir una donante para poder donar óvulos?
La ley establece unos requisitos amplios, entre los que se encuentran: la donante tiene que tener 18 años y ser menor de 35 años; que todos los análisis deben partir de
un historial clínico correcto, es decir, que no haya antecedentes de enfermedades importantes ni en la donante ni en su familia; hay que realizar todas las pruebas de
hepatitis, sida, de rubéola, así como que todas las pruebas de enfermedades de transmisión sexual sean negativas; también es necesario realizar un estudio genético, un
careotipo, para determinar que la donante está genéticamente bien; y desde 2003, hay que hacer un estudio psicológico a todos los donantes. Además, en todos los
centros, también se hacen pruebas genéticas específicas porque, dependiendo del país, existen enfermedades de fuerte prevalencia, en el caso de España, por ejemplo, es
la fibrosis quística. Por último, hay que tener en cuenta que la ley establece que la donación es anónima y altruista (prohíbe un fin lucrativo de la misma), aunque establece
una compensación económica por los trastornos que conlleva someterse al tratamiento (la realización del estudio, los frecuentes traslados a la clínica para hacerse los
controles, el tener que someterse a una estimulación ovárica y, posteriormente, realizarse una punción ovárica para extraer los óvulos). Esa cuantía la fija la Comisión
Nacional de Reproducción Asistida, un organismo dependiente del Ministerio de Sanidad.
-Cuánto tiempo conlleva todo el proceso de tratamiento?
Se tarda de uno a tres meses en todo el proceso de tratamiento. Lo más difícil es hacer la selección de la donante: esta tiene que ser fenotípicamente similar a la
receptora, con una altura, pelo, color de ojos y piel similar. Entonces sincronizamos los ciclos de la donante, que va a realizar una estimulación ovárica, y el de la
receptora, a la que se la prepara el endometrio, la cavidad uterina por dentro, donde vamos a poner los embriones con una medicación por vía oral y unos óvulos vaginales.
Lo que más tardamos es encontrar a la persona adecuada. Hay entre un 50 y 60% de éxito de embarazos cuando ponemos dos embriones. Por encima de los 45 años
procuramos poner solo un embrión, porque no hay que olvidar que el embarazo es una sobrecarga importante para el cuerpo y hay que hacer un estudio exhaustivo para ver
si la receptora está en buenas condiciones para llevar adelante un embarazo.



Post a Comment