24 Sep 2013

Frutas y Verduras en Otono

*FRUTAS Y VERDURAS EN OTONO*

Para combatir las infecciones otoñales, hacer frente a los catarros y mantenerte en forma tras el verano, ¡nada mejor que las frutas y verduras de otoño! Ricas en minerales, oligoelementos y oxidantes, estos alimentos son la mejor opción para un menú saludable. 
En el otoño, las cerezas y los tomates dejan paso a las ciruelas, a las castañas y a las calabazas. Colores más dulces para sabrosas frutas y verduras que se adaptan a nuestras necesidades.



-LA UVA
Con una media de 66 calorías*, esta fruta se caracteriza por su equilibrio en diferentes glúcidos, lo que le confiere una importante propiedad energética.
La uva contiene flavonoides de la familia de los polifenoles, es decir, potentes antioxidantes como los que encontramos en el té. ¡Su contenido en potasio hace de ella un eficaz diurético! Rica en magnesio, la uva es un excelente alimento antifatiga y un aliado contra las agujetas. Sin duda, es la fruta de los deportistas.

-LA MANZANA :
La manzana aporta como mínimo 3% de las fibras digestas (básicamente, pectina) que llenan bien el estómago y hacen de ella un alimento “quita hambre”. Es, por lo tanto, la mejor fruta para llevarse a la oficina o para el recreo. Además, la manzana es muy rica en vitaminas del grupo B para el cuidado de las neuronas. En la medida de lo posible, consúmela con la piel para sacar el máximo partido de su vitamina C. 

-LA CIRUELA:
Las ciruelas, ricas en azúcares (12g*) y en fibras digestas (2,3g*), suelen gustar a toda la familia. Laxante eficaz, la ciruela ayuda también a recargar las pilas de niños y deportistas antes de realizar un esfuerzo. E incluso después, ya que su elevado contenido en potasio favorece la eliminación de toxinas.

-LOS NUECES: Y AVELLANAS
Los nueces pequeños frutos se componen básicamente de lípidos. En ellos podrás encontrar una importante fuente de ácidos grasos Omega 3, en el caso de las nueces; y ácidos grasos monoinsaturados buenos para el corazón, en las avellanas.

-EL HIGO:
Su color violeta se lo debe a los potentes pigmentos antioxidantes (antocianinas) que protegen nuestros vasos sanguíneos y células. Apreciado por sus virtudes laxantes (gracias a sus fibras solubles), el higo es también una mina de minerales, de calcio entre otros.

-LA CASTANA:
La castaña, que nos aporta minerales y fibras (5g*), está compuesta casi totalmente por glúcidos (43%), lo que hace de ella un fruto seco altamente energético con aproximadamente 200 calorías*. La castaña, aúna, por tanto, los beneficios de los feculentos y las verduras ofreciéndonos oligoelementos como el manganeso y el cobre, útiles para el equilibrio nervioso y no siempre fáciles de encontrar. Con una cocción “al dente” para reducir su tasa glucémica media, nos proporcionará energía a largo plazo

-LA NARANJA:
La naranja, ¡todo un referente en vitamina C!, es el aliado ideal para fortalecer nuestro organismo y evitar los temidos resfriados. Su alto contenido en polifenoles, vitaminas y minerales protege nuestro corazón además de prevenir el cáncer, la inflamación y las pequeñas hemorragias como el sangrado de encías. Presente en las dietas de rejuvenecimiento gracias a su alto poder alcalinizante, la n

-LOS HONGOS Y SETAS:
Las setas es un alimento ligero pero aportan tan sólo 22 calorías por cada 100 g. Además, contienen vitaminas del grupo B, indispensables para el buen funcionamiento del sistema nervioso: 100g aportan entre el 21 y el 30% de la Cantidad Diaria Recomendada. Nos aportan proteínas (3g*) y provitamina D, en el caso de las variedades salvajes

-LA CALABAZA:
La calabaza, es una de las hortalizas más ricas (después de la zanahoria) en betacaroteno (2mg*). Una porción de 200g aporta el total de la CDR de este antioxidante y protector celular. Además, la calabaza contiene magnesio, hierro y calcio y muy pocas calorías (10 calorías*). Escoge siempre aquella con más color para asegurarte de que cuenta con unas propiedades óptimas.

-EL BROCOLI:
El brocoli, es la verdura MÁS rica en vitamina C (93mg*). Una porción de 200g aporta el 100% de la cantidad diaria recomendada y solamente 46 calorías. Por estas razones, incluso si se pierden vitaminas durante la cocción, el brócoli es clave para evitar los pequeños resfriados invernales. Por si fuera poco, es una mina de antioxidantes y minerales como el calcio o el potasio. Para hacerlo más digesto, es recomendable escaldarlo.




Post a Comment