6 Nov 2013

La Guerra santa

*LA GUERRA SANTA*



-En el islam:
la idea existe desde los primeros tiempos: en Medina, de los años 624-630, hay una glorificación de las razzias y, en paralelo, en la revelación coránica, su justificación y 
reglamentación. El Corán, aunque no lo formula de un modo específico, ya que el concepto de jihad, que suele traducirse (impropiamente, a juicio de algunos) como guerra 
santa, es en realidad mucho más amplio, incluyendo también a la acción violenta. De acuerdo con el Corán, la guerra es ante todo la guerra que se libra con la propia alma. 
Muchos conflictos actuales son calificados de yihad en su sentido de combate, de guerra y a menudo las acciones terroristas de carácter islamista son calificadas por sus 
autores del mismo modo, sin embargo, esto no es más que una apropicación indebida y los sabios cualificados del islam no han dejado de negar la legitimidad de tales afirmaciones.


-En la religión judía:
la expresión Milkhemet Mitzvah "la guerra por mandamiento" se refiere a una guerra que es a la vez obligatorio para todos los Judios (hombres y mujeres) y se limita al 
territorio dentro de las fronteras de la tierra de Israel. Los límites geográficos de Israel y los conflictos con las naciones vecinas se detallan en el Tanaj, la Biblia hebrea, 
especialmente en Números 34:1-15 y Ezequiel 47:13-20. Entre 1931 y 1948, el Irgún fue un grupo sionista que operó en el Mandato de Palestina. Es una rama de la 
anterior y más grande organización paramilitar judía la Haganá. La política de Irgún se basaba en lo que entonces se llamó el sionismo revisionista fundado por. Según 
Howard Sachar, "La política de la nueva organización se basaba firmemente en las enseñanzas de Jabotinsky: cada Judio tiene el derecho de entrar en Palestina, sólo 
represalias activo disuadiría a los árabes, y sólo la fuerza armada judía asegurar que el estado judío". Dos de las operaciones para las que es mejor el Irgun, conocidos son 
el Atentado al Hotel Rey David en Jerusalén, el 22 de julio de 1946 y la masacre de Deir Yassin, llevado a cabo junto con Lehi, el 9 de abril de 1948.


-En el Cristianismo:
Se ha utilizado la idea de «guerra santa» en épocas diversas y en numerosos conflictos, religiosos o no, normalmente para legitimar intereses geopolíticos o económicos. 
Son ejemplos clásicos de guerra santa las cruzadas o las guerras católicas contra las consideradas herejías (cátaros, protestantes, etc.). La guerra civil española se puede 
considerar cruzada porque la lucha tuvo por objeto liberar territorios que otro día fueron cristianos y de los que se hicieron dueños los enemigos de la fe, destruyendo todo el 
testimonio o vestigio del cristianismo por odium fidei Aunque oficialmente no fue declarada cruzada por el pontífice Pío XII, así se la denominó oficiosamente durante la 
dictadura de Francisco Franco. El Concilio Vaticano II hizo una condena explícita a la crueldad de la guerra, llegando a instar «a procurar con todas nuestras fuerzas 
preparar una época en que, por acuerdo de las naciones, pueda ser absolutamente prohibida cualquier guerra». Algunos escritores católicos, comentando al propio 
Vaticano II, fueron aún más explícitos en referencia a las llamadas «guerras santas»:
-Jean Flori (Lillebonne, 1936), medievalista, director de investigación en el CNRS (Centro Nacional de Investigación Sociológica) y del Centro de Estudios Superiores de 
Civilización Medieval de Poitiers (Francia), es autor de «La Guerra santa. La formación de la idea de cruzada en el Occidente Cristiano», editado por Editorial Trotta y por la 
Universidad de Granada. Ante la pregunta sobre si es posible comparar las cruzadas con la jihad islámica, el profesor Flori responde en declaraciones a Zenit: "Es una 
cuestión difícil de tratar en pocas palabras. Podría responder que, no si se trata de la jihad contemporánea tal y como es predicada y lamentablemente practicada por los 
musulmanes fanáticos que nosotros llamamos "islamistas" 
En efecto, estos asumen una política de terror ciego y golpean indiscriminadamente poblaciones occidentales, sin otro objetivo que la venganza, el odio racial o religioso, 
reconoce el historiador. Ahora bien, aclara, la cruzada, por horrible y condenable que fuera, tenía como objetivo la recuperación y defensa del Santo Sepulcro de Jerusalén, 
primer lugar santo de la cristiandad, que estaba en manos musulmanas desde el 738 dc. Se puede comparar la cruzada con la jihad en la Edad Meda, ya que una y otra 
dieron lugar a masacres y atrocidades. Una y otra fueron consideradas como guerras santas que procuraban el paraíso a los guerreros en combate. 


Sin embargo, existen diferencias notables:
* La jihad: 
ha sido practicada desde el origen por Mahoma, el fundador del islam. Jesús, al contrario, rechaza en sus actos y en su predicación todo recurso a las armas y a la 
violencia. La jihad, en su forma guerrera, se admite desde el origen, en el islam. Fue anterior a la guerra santa cristiana, que fue una desviación doctrinal. La jihad tenía 
como objetivo la conquista de territorios que no habían sido poblados por el islam, los llamados territorios de la guerra, con el fin de establecer la ley del islam, y no para 
convertir a sus habitantes.

*La cruzada: 
en cambio, tenía como fin la reconquista de los lugares santos y de los antiguos territorios cristianos, habitados todavía por numerosas poblaciones cristianas --explica el 
historiador. Se podría decir, de manera genérica, que la cruzada sería lo equivalente a una jihad que tuviera como objetivo la liberación de la Meca o de Medina, en caso que 
estos lugares santos musulmanes hubieran caído en manos de los cristianos. 
Esta guerra no se ha predicado en nombre de una religión, ni promete ninguna recompensa espiritual a los que se comprometen en ella. Y estos serían elementos 
definitorios de guerra santa. Sólo las autoridades religiosas podrían proclamar una guerra santa. Una proclamación de este tipo sólo es posible en una sociedad controlada 
y dirigida por religiosos, como fue el caso de la sociedad cristiana medieval, y como es el caso todavía hoy en estados musulmanes cada vez más numerosos. 






Post a Comment