7 Dec 2013

El Platano

*EL PLATANO*



El plátano tiene su origen en Asia meridinal,siendo conocido en el mediterráneo desde el año 650 d.c.La especie llego a canarias en el siglo XV y desde alli fue llebado a 
amárica en el año 1516. El cultivo comercial se inicia en XIX y principios del siglo XX. Se considera que el banano, como se conoce internacionalmente al fruto del Plátano, 
fue una de las primeras frutas cultivadas por el hombre; las referencias más antiguas concernientes al Banano aparecen en el Ramayana, un poema épico escrito en 
sánscrito hace siglos. El magnífico templo budista Borobudur, construido en Java Central, Indonesia, alrededor del año 850 a.C., muestra tallados en piedra de bananos 
ofrecidos al dios Buda. Los ejércitos victoriosos de Alejandro Magno describen su cultivo en la parte baja del valle del Hindus en la India, en el año 327 a.C., donde ya 
existían referencias escritas entre los años 600-500. El sur de China es otra área donde el cultivo de Banano y Plátano se remonta a tiempos antiguos, las escrituras del 
período reinante de la dinastía Han (206-220), mencionan que el cultivo del Banano y el Plátano se practicaba desde hace más de 2000 años. Debido a la antigüedad, a su 
larga historia de domesticación en India y China, y a la gran diversidad de cultivares de postre y cocción que se encuentran en esos países, algunos escritores creyeron 
que los bananos y plátanos tuvieron allí su origen. Sin embargo, los resultados de las misiones de exploración platanera y bananera en Asia, a mediados del siglo pasado, 
y la revelación subsiguiente de la gran riqueza de los recursos de germoplasma de Musa que fueran recolectados, mostraron que lo más probable es que los bananos y los 
plátanos realmente tuvieron su origen en el Sudeste Asiático, en el llamado archipiélago Malayo o región Indo Malaya en el Asia meridional, y en una amplia región que se 
extendería desde el noreste de India al norte de Australia. Desde Indonesia se propagaron hacia el sur y el oeste, alcanzando Hawái y la Polinesia por etapas.  Los 
comerciantes europeos llevaron noticias del árbol o planta a Europa alrededor del siglo III a. C., Se conoce en el Mediterráneo desde el año 650, la especie llegó a las islas 
canarias en el siglo XV, pero no lo introdujeron hasta el siglo XX en toda Europa. De las plantaciones de África Occidental y Las canarias, los colonizadores portugueses y 
españoles lo llevarían a Sudamérica en el siglo XVI. El cultivo comercial se inicia en las Canarias a finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX. En el Siglo XX este cultivo 
se convierte en uno de los más cultivados en Centro y Sur América, siendo uno de los principales renglones de exportación en los países tropicales y convirtiéndose en el 
cuarto cultivo a nivel mundial, tanto por su consumo, exportación y la alta mano de obra que requiere para su producción, en los últimos cien años ha sufrido grandes 
transformaciones técnicas su cultivo y su comercialización. La teoría sobre la llegada del Plátano a Colombia tiene dos líneas: la primera dice que la planta fue llevada por 
los árabes a España y, de ahí directamente a América, o por la vía de las Canarias, con los colonizadores españoles; entra por la zona del Darién y se difunde por toda la 
costa Pacífica. Otros dicen que lo trajeron los Padres Dominicos por el Orinoco, entró a los Llanos Orientales y fue sembrado primero en el municipio de San Martín, en el 
actual departamento del Meta. Está plenamente establecido que las Musáceas se originaron en el sudeste asiático; sin embargo, su distribución a nivel mundial solo 
ocurrió hace cerca de 2000 años, en la actualidad el Plátano se siembra principalmente en África, donde fue llevado inicialmente a la región oriental por inmigrantes 
indonesios vía Madagascar, y posteriormente trasladado a la costa occidental por los portugueses, donde tuvo gran acogida en los países que poseían condiciones 
ecológicas de trópico húmedo, como Uganda y Ruanda que producen un alto porcentaje de la cosecha mundial. El continuo rebrote del Plátano simboliza, en la cultura 
india, la fertilidad y prosperidad; tanto el fruto como las hojas son regalos y ornamentos habituales durante las ceremonias de matrimonio. En los campos de arroz se 

planta a veces una planta de Plátano o Banano en un rincón para atraer la buena suerte. En Malasia las hojas se usan ritualmente en las abluciones que realizan las 

mujeres durante dos semanas después del parto. Hoy en día las variedades comerciales de Plátano se cultivan en todas las regiones tropicales del mundo. Es, junto al 
Banano, la más cultivada de las frutas tropicales y una de las cuatro más importantes en términos globales, sólo por detrás de la uva (Vitis vinifera), los cítricos (naranja) y 
la manzana. 



El plátano no es sólo una de las frutas más consumidas en el mundo entero, sino también una de las más sanas. Su sabor es dulce y delicioso, es una fruta que se 
caracteriza por dotar de sabor a infinidad de platos. Personas a dieta suelen evitar el plátano por el convencimiento de que engorda, pero  con sólo 100 calorías es uno de 
los alimentos con más valor nutricional. La fécula del plátano es difícil de digerir mientras no esté madura y no se haya transformado en azúcar. Ya maduro, el plátano se 
convierte en un alimento de fácil digestión con mucha fibra soluble. Es adecuado, por lo tanto, para el tratamiento tanto de estreñimiento como de diarrea, y también ayuda 
a eliminar el colesterol. Dentro de sus propiedades están que es una de las frutas más nutritivas; ideal para personas que realizan actividades físicas;  beneficiosa contra 
úlceras de estómago; buena contra el colesterol y previene calambres si se toma antes del ejercicio físico. Es rica especialmente en potasio, vitamina C y B6 y ácido 
fólico. Es buena para curar desde cólicos premenstruales hasta úlceras y nervios alterados. Si quieres levantar tus niveles energéticos rápidamente, no hay nada mejor que 
comerte un plátano entre comidas. Combinados con su fibra, los tres azúcares naturales que contiene (sacarosa, fructosa y glucosa) son una inyección instantánea y 
sostenida de energía. Los investigadores han comprobado que tan sólo dos plátanos proporcionan suficiente energía para 90 minutos de ejercicio duro. Con razón el plátano 
es la fruta número uno para los líderes del atletismo mundial. Pero la energía no es la única forma en que el plátano puede ayudar a mantener la salud. También  puede 
ayudar a sanar o prevenir un número impresionante de enfermedades y condiciones, haciéndose imprescindible en la dieta diaria. Personas con depresión  se sintieron 
mucho mejor después de comerse un plátano. La razón es que los plátanos contienen triptófano, que es un aminoácido esencial, el cual tiene que estar en la dieta porque 
el organismo no lo puede sintetizar en cantidades adecuadas y  que además el  organismo convierte a serotonina, la cual se sabe que  relaja, mejora  el carácter y en 
general  hace que el ser humano se sienta más feliz. Otros efectos sobre la salud es que su alto contenido de hierro hace que los plátanos estimulen la producción de 
hemoglobina en la sangre, contribuyendo sensiblemente a sanar los casos de anemia. También tienen un efecto naturalmente antiácido en el organismo. Es la única fruta 
cruda que se puede comer sin problemas en casos de úlcera crónicos. Esta fruta tropical tiene un altísimo contenido de potasio contrastando con su bajo contenido de sal, 
siendo perfecta para combatir la presión arterial. Por su alto contenido de fibra, los plátanos en la dieta diaria contribuyen a restaurar la acción normal de los intestinos, 
ayudando a superar el problema de estreñimiento  sin necesidad de acudir a laxativos.
El plátano ayuda a evitar los problemas de estreňimiento por su alto contenido en fibra. También es excelente para el sistema digestivo por su alto contenido en potasio.
El plátano es una opción de carbohidrato excelente gracias a su contenido de fibra. Cuando lo comes como tu fuente de carbohidrato evitas los aumentos drásticos de 
insulina en la sangre que podrían estimular las hormonas del hambre. El plátano es una fuente excelente de potasio. Este mineral es clave para eliminar el sodio en el 
cuerpo que podría subir la presión arterial. El plátano contiene una combinación de propiedades que favorecen la salud del corazón. No sólo ayuda a controlar la presión 
arterial. Su alto contenido de sodio también ayuda a moderar los latidos del corazón.  Y su fibra ayuda a disminuir los niveles de colesterol malo en la sangre. 
Una taza de plátano cocido aporta más de la mitad de la vitamina A que necesitan las mujeres a diario. La vitamina A es importantísima para mantener una piel reluciente y 
la vista en óptimas condiciones. El plátano, además, aporta niacina, un nutriente que también favorece la salud de la piel. La cantidad significativa de potasio que aporta el 
plátano puede ayudar a fortalecer los músculos. El potasio y el magnesio en el plátano ayudan a fortalecer los huesos. Es rico en vitaminas del grupo B como la vitamina 
B6 y B12 y en minerales como el magnesio, el hierro y el fósforo. Todos estos nutrientes ayudan a combatir la fatiga, el cansancio y la anemia. El plátano contiene una 
combinación de propiedades que ayudan a regenerar los tejidos. A nivel popular, se ha usado como remedio casero para combatir las arrugas, aplicando el plátano majado 
en el rostro. Contiene un amino ácido que podría ayudar a mejorar tu calidad de sueňo y tu sentido de bienestar.


Post a Comment