26 Apr 2016

Ser Impulsivo

SER IMPULSIVO



La impulsividad o conducta impulsiva es un mecanismo de defensa que evita el que la persona se pare a reflexionar sobre los aspectos y motivaciones de su comportamiento y por lo tanto frente a las emociones que estos le generarían si los enfrentara. Un ejemplo de comportamiento impulsivo puede ser el acto de abandonar una relación por temor al abandono, o las compras compulsivas, o las adicciones. El individuo impulsivo no se para a sentir ni a pensar, solo se muestra reactivo para evitar reconocerse a sí mismo qué está pasando de verdad. La personalidad Impulsiva también se caracteriza por la dificultad para aceptar los límites y por una baja tolerancia al estrés y la frustración.




Las personas con comportamiento impulsivo tienen un umbral de tolerancia más bajo que el resto de las personas y sufren una tasa emocional elevada ante situaciones de la vida diaria sencillas que no debieran alterarlas pero que sí lo hacen. 

La impulsividad los lleva a la desesperación y a perder el control sobre sí mismos. Se dice que alguien se comporta de manera impulsiva cuando responde o actúa sin reflexión ni prudencia, dejándose llevar por la impresión del momento.



Cuando la situación es percibida como una provocación, el comportamiento impulsivo se manifiesta a través de la cólera y el individuo actúa con agresividad. Aunque parezca que se obtiene un beneficio a corto plazo (camiar la situación, por ejemplo) a medio plazo ya no es tan beneficioso. Afloran los sentimiento negativos, la culpa, baja autoestima y las posibles consecuencias jurídicas de lo que pueda haber hecho el sujeto colérico.

La frustración, el sentirse provocado o la falta de correción de la pareja que relata un hecho privado delante de otras personas o un acontecimiento irritante pueden desencadenar la indignación y la consecuente reacción impulsiva.

Las personas impulsivas funcionales se caracterizan por tomar decisiones rápidas y sin meditar. Es característico en personas creativas y seguras de sí mismas, capaces de asumir cierto nivel de riesgo y con un alto nivel de actividad y audacia.

Por último, están los individuos en los cuales la impulsividad agresiva es una reacciónincontrolable. Las causas que desencadenan su impulsividad no justifican el nivel de vilencia que desarrollan. Cuando no pueden distinguir que las situaciones de impulsividad son contraproducentes.
Post a Comment