13 May 2016

El cuidado de las plantas en nuestro hogar

EL CUIDADO DE LAS PLANTAS EN NUESTRO HOGAR



Es importante mantener las plantas limpias, para ellos se utiliza una esponja húmeda para quitar el polvo sobre las dos caras de las hojas. El polvo detiene la luz necesaria para la fotosíntesis y
además, cierra los poros por debajo. Se debe vaporizar las hojas frágiles o de tamaño pequeño. La poda del follaje hace crecer nuevos tallos y la planta se vuelve más fuerte y más tupida.


En los casos en que el dueño del jardín deba ausentarse por un tiempo el cuidado de las plantas en estos casos se limita a colocarlas alrededor de un cubo con agua del cual se desprenderán cordones
gruesos que se enterrarán en cada maceta, los cordones serán los encargados de conducir el agua por el cubo de acuerdo a las necesidades de cada planta.


El exceso de agua es mucho más perjudicial para las plantas, si se vierte mucha agua sobre ella, lo más probable es que se empobrezca la tierra dando lugar a la aparición de enfermedades y su 
consecuente marchitación.


El uso de fertilizantes es necesario si se desea que el jardín crezca fuerte. Los abonos afirman que las plantas no se nutren de la tierra sino de sus minerales; los básicos son: nitrógeno, fósforo, potasio
 y calcio, todos ellos se encuentran en forma de sales y a su vez no son los únicos necesarios para el correcto desarrollo de la vegetación.


Se debe aportar a la dieta de las plantas hierro, manganeso, magnesio, boro y zinc; estos son absorbidos por la vegetación en los primeros meses a medida que se riega y el abono se va disolviendo.


Es recomendable el uso de fertilizantes en función de cada tipo de planta y la estación del año. Puede realizarse con dos tipos de abono: sólido y líquido disuelto en agua; la única diferencia entre ambos 
es la rapidez de absorción de los líquidos.  Un aporte semanal es suficiente para la mayoría de las plantas, este puede variar de una especie a otra. Los abonos que actúan sobre las raíces existen en 
diferentes formas: sólidos, bastoncillos a colocar en la tierra, líquidos a añadir al agua, o en polvo a repartir sobre la superficie de la tierra. 


Las plantas poco cuidadas durante algún tiempo se debilitan, las
 hojas crecen demasiado pequeñas, para ellos es importante abonarlas regularmente sobre las hojas, lo que garantiza su absorción inmediata. Este proceso no es recomendable realizarlo en otoño por 
el descanso vegetativo.


Las flores simbolizan la expresión anímica de la naturaleza humana. Dependiendo de la cultura, éstas pueden representar diferentes cualidades de las personas, según su especie botánica.
Las plantas tienen que ser replantadas regularmente en unas macetas de un tamaño 2 veces superior para poder crecer. Se debe dar la vuelta a la maceta y extraer delicadamente la planta, eliminar la
tierra antigua o contaminada y las raíces enfermas y cambiar de maceta en primavera o incluso en otoño. En el fondo de la nueva maceta, se debe colocar una capa de gravilla, restos de maceta rota o
 bolas de arcilla para el drenaje y luego la tierra. Se debe colocar la planta dentro y completar con tierra vegetal hasta 1 cm. del borde y regar abundantemente.
Post a Comment