7 Jul 2016

El Dorado - Incas


EL DORADO
Existio?

Peru, es un pais lleno de misterios y encanto, sus arqueologias nos han dejado solo parte de su historia pero con la llegada de los Españoles, se perdieron muchos manuscritos o pruebas de muchos hechos a los cuales no era importante para los colonizadores, sino solo veian donde llevarse todo el oro , piedras valiosas y mas, dejando al futuro incierto de conocer la grandeza que los Incas desarrollaron en su tiempo.
Hoy queda sin explicacion de como hicieron las momias, las trepanaciones y mucho mas...
Creo que se deberia dar respeto a una civilizacion que fue destruida por la ambicion de sus colonizadores y dejando a nosotros (el futuro) sin explicacion alguna de esos hechos resaltantes.
Muchas veces la ambicion ciega al humano!

Aunque si no lo creen, la ciudad del dorado existe, muchos vienen en busca de ello y se pierden por su propia ambicion y avaricia.

Celia Bailes @ amadriadi


Todo comenzó en la aldea de Guatavita, poblado lacustre de la Laguna del mismo nombre, ubicado más o menos a 50 kilómetros al norte de Bogotá. Sorprendida la mujer del Cacique de Guatavita en flagrante adulterio, fue condenada a un inmundo e infame suplicio. Y, para que no olvidase nunca el pecado cometido, el Cacique ordenó que cantasen el delito los indios en sus borracheras y corros no solo en el cercado y casa del Cacique, a la vista y oídos de la mujer, sino en los de todos sus vasallos… para escarmiento de las demás mujeres y castigo de la adúltera. Desesperada, la cacica se lanzó con su hija a la laguna de Guatavita donde pereció ahogada. Angustiado y lleno de remordimientos, el Cacique se abandonó a los consejos de los sacerdotes para expiar la muerte de su esposa y de su hija. Los sacerdotes le hicieron creer que su mujer vivía en un palacio en el fondo de la laguna y que debía honrarla con ofrendas de oro. El rito de expiación debía cumplirse varias veces al año. Los indios debían llevar sus ofrendas de oro y esmeraldas y lanzarlas a la laguna, de espalda, sin mirar lo que ocurría en ella. El Cacique completamente desnudo, cubría su cuerpo de una sustancia pegajosa y sobre ella echaba gran cantidad de oro en polvo, luego subía a una balsa y se internaba hasta el medio de la laguna donde hacía sacrificios y ofrendas de oro y esmeraldas y luego se bañaba en las aguas para dejar en ellas el oro en polvo que cubría su cuerpo.

Al este de Cuzco y en algún lugar recóndito de la selva amazónica, existe la ciudad mítica de Paititi, la Ciudad de El Dorado. ¿Es un simple mito o una realidad todavía perdida en la inmensidad de la selva amazónica?. Todavía, hoy en el siglo XXI, se invierten recursos económicos y humanos en encontrar esta mítica ciudad. La pretensión de conseguir un enriquecimiento rápido, ha arrastrado durante 500 años a muchos ambiciosos a la muerte y desaparición en la oscuridad de la selva ... es la maldición del El Dorado.


La leyenda relataba que los indios revestían el cuerpo del príncipe con resinas y a continuación le cubrían con polvo de oro. Embarcaban al futuro rey en una barca de juncos con cuatro caciques y una enorme ofrenda de piezas de oro. A medida que la balsa se alejaba de la orilla, los nativos tocaban sus trompetas y flautas. Los cantos y la música reverberaban en las laderas que rodean la laguna. Cuando la embarcación llegaba al centro del profundo lago, llamado Guatavita -en la actual Cundinamarca, Colombia- , paraba la música y los caciques echaban al fondo las ofrendas de oro y el rey se bañaba en sus agua, liberando de esta forma el polvo de oro que cubría su cuerpo. La ceremonia finalizaba cuando el rey reapareciendo como un dios. Las fiestas terminaban con celebraciones y danzas .
La leyenda de El Dorado hace referencia a un lugar situado en América del Sur. En este lugar mítico había una gran ciudad con inmensas riquezas, como casas y calles de oro . Esta leyenda atrajo a exploradores y conquistadores europeos; pero jamás encontraron El Dorado.
Los historiadores han encontrado pruebas del interés e importancia que las coronas de España, Portugal, Francia e Inglaterra dieron durante el siglo XVI a las expediciones encaminadas a la búsqueda de El Dorado.

Después de enterarse de la historia de El Dorado, Gonzalo Jiménez de Quesada y Sebastián de Belalcázar organizaron una expedición en busca de la laguna del Príncipe Dorado. En el proyecto emplearon sus mejores hombres para recorrer unos 800 kilómetros en dirección a Cundimarca. Pero los españoles, no tuvieron suerte, y su búsqueda fue infructuosa.
En 1580, hubo un intento de drenaje del lago Guatavita, mediante la construcción de un canal; pero el intento fracaso al derrumbarse el canal.
Desgraciadamente todo se desvaneció con la desaparición de los indios Chibchas tras su guerra con los Muyscas cerca de Bogotá. El desconocimiento de la situación exacta del lago, animó a los conquistadores a su búsqueda en otras regiones. La transmisión de la leyenda, se fue distorsionando hasta constituir lo que se denominó El Dorado
Muchos han muerto buscando la laguna y el oro depositado en su fondo , el mito de El Dorado sigue vivo y forma parte de la Historia de América ; incluso todavía hoy muchos sueñan con encontrarlo.
Post a Comment